• Novedad

Lámpara germicida doble protección UVC + Ozono 38W - 65m2

57,75 €
IVA no incluido

Beneficios del producto:

  • - La luz ultravioleta de onda corta destruye la estructura del ADN microbiano, haciendo que los virus, las bacterias y protozoos pierdan la capacidad de multiplicarse y sobrevivir.
  • - Protección doble - UV & Ozono
  • - Área de aplicación - hasta 60m2, radiación de 360 grados
  • - Elimina bacterias, ácaros y virus
  • - Temporizador de 10 segundos de retardo antes de su activación.
  • - Botón táctil con programa de 30 minutos.
  • - Después de la esterilización, ventilar durante 20-30 minutos

Aplicaciones

  • Restaurantes, Hospitales, Escuelas, Oficinas,Despachos, Hogar, etc...

Este tubo es especial porque emite en la longitud de onda de los rayos ultravioletas. Toda su potencia lumínica se concentra en los 250-255 nanómetros, lo que se conoce como banda UV-C. La luz ultravioleta de onda corta UV-C rompe y perturba el ADN celular y en consecuencia tiene una fuerte acción germicida que mata o inactiva todo tipo de bacterias, virus, hongos y otros gérmenes. Según este estudio de la revista nature: Cuando se demuestra mediante un test report que una lámpara ultravioleta mata a las bacterias, en consecuencia podemos afirmar que también mata a los virus porque su pared celular es mucho más débil.

Este producto ha sido diseñado para que incluya todo lo necesario para funcionar como Lámpara germicida. La Lámpara de mesa incorpora un balastro electrónico, para proporcionarle al tubo de vapor el pico de voltaje necesario para arrancar. De este modo tan solo tendremos que alimentar la regleta a la red eléctrica 220VAC.


Para mayor seguridad también incorpora la función de encendido retardado dando 30 segundos desde que pulsamos el botón para que la persona programe la lámpara y abandone la estancia donde se encuentre el producto.  Por ejemplo puede esterilzar una habitación de unos 60m3 en 30-40 minutos.

Es necesario dejar actuar el tubo el tiempo necesario para que tenga acción germicida. Tenga en cuenta que la luz ultravioleta UVC de 250nm no es visible por el ojo humano, así que puede parecer que la luz está apagada cuando realmente no lo está, por ello debe usarse con precaución.